“Querido baloncesto” Kobe Bryant

En enero de 2020, cuando recién el mundo estaba entrando en la pandemia de COVID-19, el mundo del deporte vio a partir a un gran ejemplo de perseverancia, constancia y sobre todo, determinación: Kobe Bryant, que murió a los 41 años de edad en un accidente de helicóptero en la localidad californiana de Calabasas junto a otras ocho personas (incluido el piloto), y entre quienes se encontraba su hija Gianna Maria de 13 años.

Como jugador ganó múltiples campeonatos y es considerado como uno de los mejores basquetbolistas de todos los tiempos. No obstante, más allá de su notable destreza como deportista, Kobe Bryant fue reconocido por su liderazgo en el equipo, por el amor que demostró siempre a su familia y por su devoción a la fe católica.

Se retiró del basquetbol profesional el año 2017 y escribió un poema llamado “Querido baloncesto”, donde cuenta la historia de cómo se enamoró del deporte desde muy pequeño, haciendo de él su propósito y comprometiéndose profundamente con él durante su carrera. Este fue el poema que llegó a la gran pantalla como un cortometraje y lo hizo ganar un premio Oscar.
Desde su retiro del deporte hasta su muerte, siempre mantuvo el objetivo de inspirar a más niños y niñas para que creyeran en sus sueños y se comprometieran con su pasión: «Me encanta contar, escribir y producir, y trabajar con otros jóvenes talentos para despertar historias para informar, inspirar o desafiar a la próxima generación».

Sin duda, la determinación y el compromiso que demostró este tremendo atleta, dentro y fuera de la cancha, lo hacen ser un modelo inspirador para hablarle a los niños y jóvenes sobre la fuerza que puede impulsar la fortaleza Tengo propósito.